Get Adobe Flash player
Inicio Retinopatía Hipertensiva

El daño a la retina a causa de la presión sanguínea alta se llama retinopatía hipertensiva y se presenta a medida que la presión sanguínea alta existente provoca cambios en la microvasculatura de la retina. Algunos de los primeros hallazgos en esta enfermedad son las hemorragias en llama y las manchas algodonosas. A medida que la retinopatía hipertensiva progresa, pueden aparecer exudados duros alrededor de la mácula junto con la hinchazón de ésta y del nervio óptico, causando deterioro de la visión. En casos severos, se puede presentar daño permanente al nervio óptico o a la mácula.

Hipertensión arterial y enfermedad ocular

Es un daño a la retina a raíz de hipertensión arterial. La retina es la capa de tejido en la parte posterior del ojo que transforma la luz y las imágenes que ingresan al ojo en señales nerviosas que se envían al cerebro.

Causas

La hipertensión arterial puede provocar daño a los vasos sanguíneos en la retina. Cuanto más alta sea la presión arterial y mayor sea el tiempo que ésta haya estado elevada, más probable será que el daño sea grave.

Cuando usted tiene diabetes, niveles de colesterol alto o fuma, presenta un riesgo más alto de daño y pérdida de la visión.

En muy pocas ocasiones, se presenta una afección llamada hipertensión maligna. Las lecturas de presión arterial repentinamente se tornan muy altas. Algunas veces, la elevación súbita en la presión arterial puede causar cambios más graves en el ojo.

Igualmente es más probable que ocurran otros problemas con la retina, como:

♦Neuropatía óptica isquémica: daño a los nervios en el ojo debido a la circulación deficiente.

♦Oclusión de la arteria retiniana: bloqueo del riego sanguíneo en las arterias que van a la retina.

♦Oclusión de la vena retiniana: bloqueo de las venas que llevan la sangre que sale de la retina.

Síntomas

La mayoría de las personas con retinopatía hipertensiva no tienen síntomas hasta cuando la enfermedad está avanzada.

Los síntomas pueden abarcar:

♦Visión doble o débil

♦Dolores de cabeza

♦Alteraciones visuales y algunas veces pérdida súbita de la visión

Los síntomas súbitos son una urgencia médica.

Pruebas y exámenes

Usando un instrumento llamado un oftalmoscopio, el médico puede ver el estrechamiento de los vasos sanguíneos y signos de que el líquido se ha filtrado por estos.

El grado de daño a la retina (retinopatía) se clasifica en una escala de 1 a 4:

♦En el grado 1, es posible que usted no tenga síntomas.

♦Entre los grados 1 y 4, hay muchos cambios en los vasos sanguíneos, filtración de los vasos sanguíneos e inflamación en otras partes de la retina.

♦La retinopatía grado 4 abarca hinchazón del nervio óptico y del centro visual de la retina (mácula). Esta hinchazón puede causar disminución de la visión.

La angiografía con fluoresceína se puede emplear para examinar los vasos sanguíneos.

Tratamiento

El único tratamiento para la retinopatía hipertensiva es el control de la presión arterial alta.

Expectativas (pronóstico)

Los pacientes con el grado 4 (retinopatía grave) con frecuencia padecen también problemas cardíacos y renales debidos a la hipertensión arterial. Igualmente están en mayor riesgo de accidente cerebrovascular.

La retina por lo regular se recuperará si se controla la presión arterial; sin embargo, algunos pacientes con retinopatía grado 4 tendrán daño permanente del nervio óptico o la mácula.

Cuándo contactar a un profesional médico

Acuda a la sala de urgencias o llame al número local de emergencias si tiene hipertensión arterial y se presentan cambios en la visión o dolores de cabeza.

Prevención

El control de la hipertensión arterial previene cambios en los vasos sanguíneos del ojo, al igual que en otros órganos como el corazón, los riñones y el cerebro.

Nombres alternativos

Retinopatía hipertensiva