Get Adobe Flash player
Inicio Edema Macular

¿Qué Es un Edema Macular?

El edema macular es la hinchazón o engrosamiento de la mácula del ojo, la parte del ojo responsable por la visión central y detallada.

La mácula es un área muy pequeña en el centro de la retina (la capa delgada de tejido sensible a la luz que recubre la parte posterior del ojo). Los rayos de luz se enfocan en la retina, donde son transmitidos al cerebro e interpretados como las imágenes que se ven. La mácula es el área responsable por la visión detallada, permitiéndonos leer, coser o reconocer una cara.

El edema macular sucede cuando los vasos sanguíneos en la retina tienen escapes de fluido. La mácula no funciona correctamente cuando está inflamada. La pérdida de visión puede ser leve o severa, pero en muchos casos, la visión periférica (lateral) se mantiene.

El edema macular es una complicación, entre otras enfermedades, de la retinopatía diabética, y es la forma más común de pérdida de la visión en personas con diabetes, especialmente si no es tratada.

¿Qué Causa un Edema Macular?

Hay muchas causas que conllevan a un edema macular. Con frecuencia, es asociado con la diabetes, la cuál hace que los vasos sanguíneos averiados en la retina pierdan líquidos, incluyendo pequeñas cantidades de sangre. Ocasionalmente, depósitos de grasa pueden tener fugas dentro de la retina. Esta fuga provoca que la mácula se inflame.

Una cirugía del ojo, incluyendo la cirugía de cataratas, puede aumentar el riesgo de desarrollar edema macular debido a una irritación de los vasos sanguíneos que puede permitir un escape de fluidos. Un edema macular que se desarrolla después de una cirugía de cataratas se llama edema macular quístico (EMQ).

Otras causas de edema macular incluyen:

♦Degeneración macular relacionada con la edad;

♦Uveítis;

♦Obstrucción en las venas pequeñas de la retina;

♦Lesiones en el ojo;

♦Efectos secundarios de ciertos medicamentos;

♦Algunos tumores del ojo;

♦Ciertos trastornos genéticos, como una forma de distrofia macular.

Síntomas del Edema Macular

El edema macular es a menudo indoloro y puede mostrar pocos síntomas cuando se desarrolla. Cuando los síntomas ocurren, son una señal de que los vasos sanguíneos en el ojo pueden tener fugas.

Si usted tiene síntomas de edema macular, consulte a su oftalmólogo de inmediato. Si no es tratado, un edema macular puede causar pérdidas de la visión e incluso ceguera.

Diagnóstico del Edema Macular

Durante un examen ocular, el oftalmólogo dilata las pupilas y examina la retina.

Debido a que el edema macular se produce dentro de las capas de tejido de la retina, es posible que se realice un examen llamado angiografía con fluoresceína, u otro procedimiento llamado tomografía de coherencia óptica (OCT, por sus siglas en inglés), para ayudar a hacer un diagnóstico preciso.

Las imágenes de una angiografía con fluoresceína muestran a su Doctor de los Ojos si los vasos sanguíneos están dejando escapar fluidos y la cantidad de fuga que hay. En una tomografía de coherencia óptica, una cámara especial es utilizada para fotografiar la retina. El procedimiento mide el espesor de la retina y es también muy sensible para detectar inflamación y líquido.

Tratamiento del Edema Macular

Si su Doctor de los Ojos hace un diagnóstico de edema macular, un tratamiento con láser focal se utiliza a menudo para reducir la inflamación de la mácula. Durante esta cirugía con láser, el oftalmólogo aplica muchas pulsos diminutas en las zonas alrededor de la mácula con escapes de fluido. El objetivo principal del tratamiento es la estabilización de la visión sellando los escapes de fluido de los vasos sanguíneos que interfieren con el buen funcionamiento de la mácula. En algunos casos, una pérdida de la visión puede mejorar con un tratamiento de rayo láser.

Un paciente puede necesitar una cirugía de láser focal más de una vez para controlar los escapes de fluido. Si usted tiene edema macular en ambos ojos y requiere cirugía láser, tradicionalmente se opera un ojo primero, y el otro varias semanas después.

La terapia con inyecciones de medicamentos también se utiliza para tratar el edema macular. Dos drogas, los esteroides y los agentes contra el factor de crecimiento endotelial (anti-VEFG, por sus siglas en inglés), han mostrado una prometedora respuesta en la reducción del edema macular diabético y de otras causas.

El blanco de los medicamentos anti-VEGF es una serie de químicos específicos en el ojo llamados “factores de crecimiento endotelial”, y son la causa fundamental del crecimiento de vasos sanguíneos anormales bajo la retina. Ciertos medicamentos se han desarrollado para bloquear éstos químicos. Una droga anti-VEGF puede ayudar con el tratamiento de edema macular, reduciendo el crecimiento de vasos sanguíneos anormales y demorando la aparición de escapes de fluido, lo cual ayuda a demorar una pérdida de la visión.

La terapia con inyecciones de medicamento se realiza en el consultorio del médico. En estos casos, se utiliza un tipo de anestesia para adormecer el ojo, y una aguja muy pequeña se inserta en el ojo para administrar el medicamento cerca de la retina.

En pacientes con diabetes, el control de azúcar en la sangre y la presión arterial es otro método de tratamiento contra el edema macular.

Ocasionalmente, la hinchazón puede causar un aumento en la presión dentro del ojo. A esto se le llama glaucoma. En estos casos, su oftalmólogo le indicará un tratamiento con medicamentos para controlar su glaucoma.

La resolución de un edema macular puede tomar varios meses. Durante este tiempo, es importante seguir el régimen de tratamiento que su Doctor de los Ojos recomiende para que el tratamiento sea efectivo.